Madrid, 1977

Teatro y cine

Amara Carmona ha vivido lo mejor y lo peor de destacar como actriz siendo gitana, y de una familia de renombre flamenco (los Habichuela). Con su primera película, ganó una fama inmediata y llegó a ser un símbolo joven, gitano y femenino, una especie de gran esperanza femenina que generó expectación entre payos y calós. Con el tiempo, hasta se le han ido negando papeles –algo explicado por ella eventualmente- porque quienes impulsaban las películas a las que optaba necesitaban “a alguien menos racial”. Paradójicamente, eso fue, precisamente, lo que le permitió participar en sus películas más conocidas, que aún se pasan eventualmente en televisión en un horario de alta audiencia.

Su padre fue el guitarrista Luis Carmona (El Habichuela); su hermano es Pepe Luis Carmona, fundador de La Barbería del Sur; es prima de los Ketama y sobrina del famoso guitarrista Juan Habichuela Carmona. El pertenecer a la aristocracia flamenca, sin duda, fue un aliciente para ser seleccionada a los 17 años como protagonista de una película        que alcanzaría gran fama, Alma Gitana, de la realizadora Chus Gutiérrez. Es la historia de amor entre una gitana de círculo tradicional y un joven payo que se enamora intensamente. Los muros que les separan, y las rendijas que facilitan la consecución del amor están bien descritas, y la cinta tuvo un respetable éxito comercial. Más tarde, Amara sería también la protagonista de una película contemporánea muy popular, Cachito, que adaptó un relato de Arturo Pérez Reverte. Fue dirigida por un director que ha conseguido respeto con casi toda su obra, Enrique Urbizu, y le acompañó como protagonista el actor cubano Jorge Perugorría, muy famoso en la España de los años 90. Pero pese a que, a mitad de esa década, el rostro de Amara Carmona se convirtió en algo casi icónico en España, paulatinamente, su popularidad se ha ido apagando, pese a que ha seguido trabajando. “La montaña rusa de esta profesión inestable, donde hay rachas y épocas, también es difícil”, reconoció ella misma en el libro de entrevistas 50 mujeres gitanas en la Sociedad Española, publicado por la Fundación Secretariado Gitano. Participó en un poético corto de temática atrevida –para la estrechez de miras habitual- llamado Vámonos, que narra la relación sentimental entre una mujer paya y otra gitana. Ante la escasez de actrices gitanas que asola a los espectadores, el rostro de Amara Carmona sigue destacando en forma de un aire fresco y justo que el cine español debe potenciar.

Filmografía:

Alma Gitana (1995)

Cachito (1996)

Insomnio (1998)

Coraje (1999)

El lado oscuro (2002)

Vámonos (cortometraje) (2004)

Enlaces:

http://www.gitanos.org/publicaciones/50mujeres/pdf/Amara-Carmona-Camacho.pdf (Entrevista en el libro 50 mujeres en la sociedad española)

http://www.youtube.com/watch?v=6od3CFeLQoE (acceso al visionado del cortometraje Vámonos)