Madrid, 1968

Arte flamenco

Uno de las leyendas urbanas que le envuelven es que lo de El Cigala se lo puso Camarón de la Isla; no fue así, sino que el mote se lo colgaron los hermanos Losada, guitarristas. Lo que importa de él no es cómo le llaman, sino lo que ha conseguido: el gran éxito popular del flamenco llevado a un terreno, el de la fusión, en el que el fracaso suele ser lo habitual. Su imagen hondamente racial, su mito de hombre que ha pasado por la noche -y por sus consecuencias, aunque se manifiesta como persona familiar-, y su accesibilidad para el gran público son bazas reconocibles. Pero todas van detrás de una voz cautivadora y un apasionamiento en el escenario que arrasa con cualquier exceso purista. Su nombre auténtico es Ramón Jiménez Salazar, y es sobrino del colosal Rafael Farina. De niño ganó el primer premio del Certamen Flamenco Joven de Getafe y fue galardonado en un concurso televisivo que todo el mundo veía, Gente Joven. Empezó a cantar para grandes figuras del baile –Mario Maya o Farruco, entre ellos- y colabora con músicos no menos apabullantes, como Camarón, Tomatito o Vicente Amigo. Será con su tercer disco largo, Corren tiempos de alegría, con el que vislumbrará el camino que le ha llevado al gran éxito, incluso en tiempos de crisis y sequía. Y es que con ese trabajo conectará con nombres sagrados del jazz latino que participaron en Calle 54, una película de Fernando Trueba, un famoso director –ganador de un óscar con la película Belle Epoque- que le promueve durante un tiempo. De ahí surge la más exitosa de sus colaboraciones, la que realiza con el pianista cubano Bebo Valdés. Juntos, en esencia, hacen versiones, sobre un terreno entre flamenco y habanero, de grandes temas del bolero y la copla. Esto deriva en una serie de conciertos emotivos y apabullantes, y a un disco conjunto de mucho impacto, Lágrimas Negras. El Cigala, que ha estado ligado al Instituto de Cultura Gitana, ha seguido profundizando en esa veta con discos como Dos Lágrimas, y, ya en 2010, con Cigala & Tango, que ganó el Grammy latino al mejor álbum de tango, y en el que se abalanza sobre arrebatados ritmos porteños. Estas dos últimas producciones las ha vendido junto al diario El País, un medio con el que  ha convenido una colaboración exitosa –ha tenido amistad personal con la familia Polanco- que le ha salvado de ser pasto exclusivo del pirateo, algo que sí les sucede a otros músicos flamencos. En el futuro se plantea hacer un disco con una orquesta sinfónica, algo que, de nuevo, aterrorizaría a los seguidores flamencos más estrictos.

Discografía:

Undebel (1998)

Entre vareta y canasta (2000)

Corren tiempos de alegría (2001)

Directo en el teatro Real (junto a niño Josele, 2002)

Lágrimas negras (con Bebo Valdés, 2003)

Picasso en mis ojos (2005)

Dos Lágrimas (2008)

Cigala & Tango (2010)

Enlaces:

http://www.elcigala.com/

http:// http://www.elcigala.com/node/70 (vídeos de diferentes colaboraciones musicales)

http://www.elpais.com/todo-sobre/grupo-musica/Cigala/26899/ (referencias recientes al artista en El País, el medio junto el que ha vendido sus últimos discos)