Delegado Diocesano de Pastoral Gitana de la Diócesis de Sevilla

Emilio Calderón

El sacerdote Emilio Calderón lleva una larga vida de apoyo al pueblo gitano en España y, por fin, fue galardonado en 2009 en el Premio Andaluz Gitano que convoca la Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía.  El acto tuvo un aroma especialmente recomendable, y fue especialmente recordado por la actuación del Grupo de Teatro de Mujeres Gitanas de El Vacie y su representación de la obra ”La Casa de Bernarda Alba”.

Calderón (Écija, 1942) fue definido por los políticos en ese acto como una persona “comprometida desde su juventud” con los más necesitados y que ” muy vinculada al pueblo gitano”. No en vano es el delegado en Sevilla de la llamada Pastoral Gitana, que la Conferencia Episcopal dispone para el impulso del pueblo gitano.

El sacerdote es conocido desde hace mucho tiempo por todas las personas cercanas al pueblo gitano: a principios de los años 70 se instaló en el Polígono Sur de Sevilla, donde colaboró en la creación de un centro de promoción y desarrollo gitano pionero que fue reconocido con la Medalla de Plata de Andalucía. Como capellán penitenciario en Sevilla, ha trabajado directamente con la población reclusa para favorecer su formación y reinserción. Calderón, en definitiva, es un sacerdote que inspira a otros y que siempre ha empujado al pueblo gitano tanto en el espíritu como en el paso por la vida.

Como muestra, su documento “Compromiso cristiano de la comunidad gitana”, elaborado por la Delegación Diocesana de Pastoral Gitana. En la presentación, Emilio Calderón precisó que el compromiso de la Iglesia con la comunidad gitana no es nuevo y debe mantenerse. Recordó la respuesta positiva que los gitanos dan a las concentraciones anuales que organiza la Delegación en Sevilla, y criticó la universalización de prejuicios y tópicos respecto a los gitanos tanto en los medios de comunicación como en otros sectores de la sociedad: “por desinformación se mete a todos los gitanos en el mismo saco”. El suburbio -añadió- no forma parte de la identidad de la comunidad gitana”.  En esta línea, Calderón, de manera clara y destacada, subrayó que “a la comunidad gitana no se la puede tratar como sujeto de Cáritas”. Una referencia valiente y certera, que adquiere un valor especial pronunciada por alguien que conoce tanto a los gitanos.

Enlaces:

Vídeo sobre la vida de Emilio Calderón

http://www.youtube.com/watch?v=Na4ebiEwFsI

Entrevista a Emilio Calderón

http://www.youtube.com/watch?v=P5JrRM8ZKYQ