(Madrid, 1956, Alhaurín de la Torre –Málaga-, 2004)

Arte flamenco

Su nombre real fue José Ortega Heredia, y su muerte, antes de los 50 años, resultó, sin duda, prematura, especialmente para alguien que apabulló tanto al público en diferentes momentos de su vida. La voz de Manzanita, quebrada y envolvente, se fusionaba perfectamente con su dominio de la guitarra, y con su propensión al experimento con músicas no estrictamente gitanas. Era sobrino de Manolo Caracol, e hijo del cantaor Rafael Ortega y de la bailaora Trinidad Heredia; de muy pequeño, ya tocaba la guitarra junto a Enrique Morente. Al cumplir la mayoría de edad, formó el grupo Los Chorbos junto a los hermanos Losada y a Alfonso Veneno. Eran los tiempos de la mitificación de lo quinqui y lo suburbano, y Los Chorbos se convirtieron en los grandes cronistas de lo marginal a través de una rumba aflamencada que, verdaderamente, ha sido muy influyente para una legión de grupos deudores (Los Chichos, Los Chunguitos, etcétera). Pronto acabaría despuntando en solitario con el disco Poco ruido y mucho duende, en el que lo flamenco se acercaba a terrenos de pop, balada y poesía de un modo aún insólito. Su canción Verde, adaptación de un poema lorquiano, es aún evocada con pasión, y fue un gran éxito de radio-fórmula. Iba a llegar pronto el momento de gran éxito del cantante, con el álbum de 1980 Espíritu sin nombre y, sobre todo, su siguiente trabajo, el formidable Talco y Bronce, que arrasarí en las listas de ventas. Los singles Ramito de violetas y Por tu ausencia le aúpan a lo más alto, y la música de Manzanita se escucha entonces en las ferias, en los radio-casettes, en la intimidad del dormitorio y hasta en las pistas de discoteca (cuando llegaba el momento del baile lento). Sigue la racha del artista unos años, hasta que en 1986 se acerca a las influencias musicales árabes e indias. Más tarde se dedicaría a las alabanzas musicales evangélicas –ahí está su disco Quédate con Cristo- y a superar un ostracismo absurdo y forzoso, en el que la prensa de envergadura  tuvo, lamentablemente, bastante que ver. Tras un agradecido resurgimiento, lo años finales de su carrera los dedicó a la fusión con la música cubana, y a la colaboración con músicos amigos como Raimundo Amador, Lolita o Lucrecia. Pero en el recuerdo imborrable y absoluto del público queda para siempre el Manzanita de los 80, solemne y popular al mismo tiempo, apasionado y emotivo, el cantante y guitarrista que dotaba de color y escalofrío cualquier programa de televisión en el que actuara.

Discografía seleccionada.

-Poco Ruido y mucho Duende (1978)
- Espíritu sin nombre (1980)
- Talco y Bronce (1981)
- Cuando la noche (1983)
- Mal de amores (1984)
–La quiero a morir (1985)
- En voz baja a las rosas (1988)
- Caja de música (1993)
- Solo pienso en ti (1995)
-Quédate con Cristo (1996)

- Por tu ausencia (1998)
-Locura de amor (2001)
-Gitano Cubano (2002)
-La cucharita (2004)

Enlaces.

http://www.esflamenco.com/bio/es10173.html (recuerdo a Manzanita en esflamenco.com)

http://www.youtube.com/watch?v=8WdrVgdUXJI (vídeo de Un ramito de violetas)

http://www.youtube.com/watch?v=f5UdpFDh6os (vídeo de la adaptación lorquiana Verde)