Comunicadora del flamenco

Tere Peña

sociedad

La lebrijana Tere Peña tiene en su haber el Premio Nacional de la Cátedra de Flamencología de Jerez por la gran difusión del cante gitano más profundo que lleva a cabo desde hace largos años en su programa Temple y Pureza, de Radio Olé. No sólo eso: la veterana periodista, una de las pocas comunicadoras de origen gitano, ganó un premio Grammy de la música en 2002 por la producción de la obra Mis 70 años con el cante, de Chocolate. Son casi 20 años de divulgación consciente y constante del flamenco contra viento y marea, ayudando a situarlo en la posición de popularidad y de preeminencia cultural que tiene en España

Temple y Pureza dedica, de lunes a viernes, de 23 a 24 horas de la noche, una hora completa al repaso de la actualidad flamenca, la agenda, las novedades, los homenajes, las reflexiones. Destaca por un tono  equilibrado capaz de llegar tanto a puristas como a iniciados en el flamenco, y por una voluntad divulgadora que le sitúa al frente de los programas con más solera de su emisora, y, realmente, de cualquier acercamiento radiofónico al flamenco.

En mayo de 2011, en la sala BBK de Bilbao, condujo una emocionante sesión pública sobre el arte jondo desde el seno de su propia familia, los Peña de Lebrija, quienes, con sus ramificaciones a Utrera y Jerez han conformado una selección inevitable artistas claves. Partiendo de Fernando Peña “Pinini”, nacido en la localidad sevillana en 1863, ha tenido como algunos miembros destacados a Maria “La Perrata” , Fernanda y Bernanda de Utrera, Pedro Bacán, hasta Juan Peña “El Lebrijano”, Pedro Peña, Inés Bacán o el pianista David Peña “Dorantes”. Tere Peña ha llegado a entrevistar hasta a su propio hermano, Juan Peña “El Lebrijano”, en las jornadas Presencias Flamencas de 2010, celebradas en el Campus Universitario de Jerez; y lo hizo de un modo contenido pero, a la vez, apasionante. Él, estandarte de la familia entera, le confesó “a veces no me doy cuenta de la responsabilidad que tengo, pero cuando me acuesto me pongo a pensar en el papel tan importante que desempeño tanto en mi familia, como en el mundo del flamenco”. Unas declaraciones que impactaron en alguien poco dado a explayarse de ese modo, y en las que llegó a añadir, que para él, el cante resultaba “algo natural, lo vivía como algo cotidiano, como el niño que el padre es pintor y ve normal verlo pintar, porque en los genes llevo una carga muy importante de cultura gitana y flamenca”. De la madre de ambos dijo:”ella siempre decía que yo había llorado en su vientre y que los niños que lloraban traían un don”. En el caso de Tere Peña, también había un don ligado al flamenco, al sentimiento y a la grandeza, pero canalizado a través de la comunicación.

Enlaces:

—-Enlace a Radio Olé para escuchar Temple Pureza

http://www.radiole.com/multimedia/radios.html

—Los Peña de Lebrija en la gala conducida por Tere Peña

http://www.youtube.com/watch?v=ma_rk2TII8c